El pasado miércoles 29 de noviembre de 2017, se presentó en el Salón Confraternidad Americana el libro ganador del Certamen de Ensayos de la Gran Logia de la Masonería del Uruguay: Piria El emprendedor del futuro del Arq. Juan Ackermann.

Hicieron uso de la palabra el Gran Secretario de Acción Masónica Oscar Durán, luego uno de los jurados del certamen el Prof. Pablo Reborido para finalizar el propio autor, Arq. Ackermann.

La sala se encontró plena de público invitado, encontrándose también presentes autoridades de la Gran Logia y multitud de hermanos.

En un ambiente distendido y afable, los asistentes pudieron disfrutar no solo de los comentarios que en base de sus investigaciones sobre Piria hizo el Prof. Reborido, sino una interesantísima y detallada explicación de los planes de Piria en Argentina contada por el Arq. Ackermann.

Luego de finalizada la parte oratoria se agasajó a los presentes con un brindis en el mismo salón donde además pudieron disfrutar de las obras del 2º Certamen de Pintura Iniciática que se exhiben en el lugar.

“Los datos que nos ofrece Juan Ackermann en este libro refieren a la mas estricta veracidad, a datos comprobables con documentación, todos referenciados con rigor académico, buscados con tesón y pasión, por la verdad, por desvelar la esencia de Piria y la vida que eligió vivir.

Piria, el emprendedor del futuro es una obra diferente a las clásicas, de esas otras que adornan innecesaria y reiteradamente la figura de un hombre ya de por sí extraordinario. Francisco Piria fue modelo para los constructores de utopías, un personaje manchesteriano, de una energía desbordante y excesiva, definido por aceptar la influencia del espíritu innovador de los ingleses en estas tierras del sur americano.

La infinita curiosidad de Piria, su constante inquietud por horizontes nuevos, lo llevó a disfrutar también de los símbolos masónicos. Sin embargo, no es la incursión en la masonería la que lo define. Tampoco lo definen los misticismos de la alquimia asociados a su imagen; no los necesita. Su verdadero valor fue y sigue siendo el de los honestos entusiastas: ver un futuro utópico donde aún no hay nada. Proyectar, planificar, crear, construir, convencer, ofrecer…”

Pilar Chargonia