Personalidades

Hermano Manuel Ceferino Oribe y Viana

El Hermano Manuel Ceferino Oribe y Viana nació en Montevideo el  26 de agosto de 1792.

Militar y político, fue presidente constitucional de la República entre 1835 y 1838 y fundador del Partido Blanco (Nacional).

Descendiente del primer gobernador de Montevideo, José Joaquín de Viana, masón, se enroló desde el comienzo en la revolución del Río de la Plata, siendo su bautismo de fuego la batalla de Cerrito, el 31 de diciembre de 1812, en el transcurso del segundo sitio de Montevideo, que concluyó en victoria para los patriotas.

Participó junto a Artigas de la resistencia de los orientales contra la invasión portuguesa, pero tras la caída de Montevideo, pasó a Buenos Aires junto con su hermano Ignacio y el coronel Rufino Bauzá, a fines del año 1817.

 

El historiador Francisco Bauzá, hijo de Rufino, en su obra "Historia de la dominación española en el Uruguay" (1880-1882), argumenta que tal actitud se originó en el rechazo que causó en ellos el nombramiento de Fructuoso Rivera, por Artigas, como comandante militar al sur del río Negro para hacer frente a la invasión.

Desde 1819 integró junto a otros orientales, como Santiago Vázquez, la Sociedad de los Caballeros Orientales, que buscaba terminar con la dominación luso portuguesa de la Provincia Oriental.

 

Vuelto a Montevideo en 1821, Oribe se afilió a la logia de los Caballeros Orientales, tomando partido por el bando portugués, enfrentado a Carlos Federico Lecor, que había optado por el bando brasileño.

La victoria de Lecor y la definitiva incorporación de la “Provincia Cisplatina” al Imperio del Brasil, apuraron el retorno de Oribe a Buenos Aires en 1824, donde se incorporó a los preparativos de la Cruzada Libertadora de 1825.

Segundo jefe de los Treinta y Tres Orientales, luchó en Sarandí y en Ituzaingo.

Fue ministro de Guerra y Marina del gobierno presidido por el Gral. Rivera, que lo  patrocinó para sucederlo en la presidencia, por lo que fue elegido por unanimidad presidente de la República, el 1º de Marzo de 1835.

Prontamente distanciados, Oribe debió enfrentar la sublevación del Gral. Rivera, que pese a ser derrotado en los campos de Carpintería (Durazno) el 19 de setiembre de 1836, lo venció definitivamente en Palmar el 15 de junio de 1838, lo que llevó al Gral. Oribe a resignar el cargo de presidente de la República y a exiliarse en Buenos Aires.

Incorporado al ejército rosista, luchó contra los unitarios y las provincias del norte argentino, derrotando el 6 de diciembre de 1842 en la batalla de Arroyo Grande (Entre Ríos) al ejército del Gral. Rivera, en guerra contra Juan Manuel de Rosas desde marzo de 1839, lo que permitió que Oribe pusiera sitio a Montevideo e instalara un gobierno en el Cerrito en febrero de 1843, que duraría hasta la paz del 8 de octubre de 1851.

Retirado de la política, viajó a España en 1853, regresando a Montevideo en 1855. Firmó con el Gral. Venancio Flores el Pacto de la Unión, por el que ambos caudillos renunciaban a sus respectivas aspiraciones presidenciales y ofrecían su apoyo al Hermano  Gabriel Antonio Pereira, que fue electo presidente de la República, el 1º de marzo de 1856.

Incorporado a la Logia Madre Asilo de la Virtud el 15 de abril de 1833, alcanzó el Grado 33º. Su banda se conserva en el museo de la Casa de Gobierno.

Falleció el 12 de noviembre de 1857 en su quinta del Paso del Molino. Su tumba se encuentra en la Iglesia de San Agustín, en el barrio de La Unión (nombre que tras 1852 se dio a la villa de la Restauración, contigua a su campamento militar del Cerrito).